Médicos del HIES iniciarán con una técnica para detectar a recién nacidos que puedan desarrollar problemas renales.