La creciente tasa de divorcios es uno de los factores tras el número de hogares monoparentales que causan crisis en la familia mexicana.