Y en Guaymas continúa el problema de los chalecos antibalas que costaron tres millones de pesos y que no han sido entregados a los policías.