Las gasolineras que se negaron a ser inspeccionadas por la Profeco fueron multadas con un importe de 250 mil pesos.

Pues si se niegan a que las revise la Profeco y están dispuestos a pagar la multa, es porque trabajar sin regulación es buen negocio.