Los expertos dicen que la persona que no aprende a ser feliz, puede buscar esos momentos de felicidad en el alcohol o las drogas.