No se trata de permitir que se pisoteen los derechos de los trabajadores, pero es difícil saber qué es lo que falla en las negociaciones.