En la realidad los empleados y maestros saben que una huelga no es bueno para la institución, pero la verdad es que nunca les ha costado