Vale la pena recordar que regalar dispositivos electrónicos no es la mejor opción para colaborar con el desarrollo de los niños.