Lo que es una realidad es que muchos conductores ignoran gran parte del Reglamento de Tránsito, así que nadie es víctima en el tema.