Esos grupos de indigentes ponen en riesgo a quienes pasan por debajo del puente de Rosales y Luis Encinas y nadie hace nada.