Ayer se destruyeron 500 cilindros de gas que ya no estaban en condiciones para ser entregados en domicilios de Hermosillo