La violencia intrafamiliar es el delito de más alto riesgo en Sonora, ya que genera delincuencia, según Seguridad Pública Estatal.