En México sólo existe una tienda para compra legal de armas, que depende del Ejército, pero con requisitos mínimos para su adquisición