Ahora el Ayuntamiento elimina las placas metálicas de los monumentos y las sustituye por losas de mármol.

Quizá el mármol luce más o se puede ver más elegante que una placa metálica, pero la realidad parece otra.

Quizá el problema real es que no pueden impedir el robo de metales en los monumentos de Hermosillo