La población con un ingreso laboral inferior a la línea de bienestar mínimo, que equivale al valor de la canasta alimentaria, aumentó de 40 a 41.8% en el periodo.