Lo que sucedió con las mega pensiones del Isssteson es una prueba más de cómo los funcionarios públicos se las arreglan para beneficiarse en perjuicio de nuestros impuestos.

Mientras un mexicano común y corriente alcanza trabajosamente una pensión en el Seguro Social de ocho o diez mil pesos luego de 25 años de trabajo, en Sonora un funcionario estatal logra una jugosa pensión de al menos el 50 por ciento de su sueldo a los 15 años de labores.

Pero si el funcionario trabaja de 25 a 35 años entonces la pensión sube de manera mágica hasta llegar al 100 por ciento e incluso más allá como se acaba de divulgar en varios casos por demás polémicos.

De acuerdo al director del Isssteson, Enrique Claussen Iberri, son por lo menos 300 las pensiones que están sobrevaluadas y que representan una erogación mensual de 5 millones de pesos para la quebrantada dependencia.

Dichas pensiones fueron suspendidas la semana pasada y sometidas a revisión, el plan es poner un tope de 75 mil pesos mensuales, lo que representa un ingreso razonable y decoroso para funcionarios de alto nivel como magistrados, directores de paraestatales, ex alcaldes y ex gobernadores que sirvieron a Sonora a lo largo de dos o más décadas.

Son catorce pensiones arriba de los cien mil pesos mensuales entre las que destacan las de Wenceslao Cota Montoya, delegado federal de Gobernación; Max Gutiérrez Cohen y Rolando Antonio Zayas, exmagistrados del Supremo Tribunal de Justicia; Hilda Benítez Carreón, exdirectora del Cobach; Marla María Ruiz, ex subdirectora del Isssteson y José Ley Mendoza, supervisor de secundarias.

Sólo un exgobernador aparece en la lista de pensionados, el doctor Samuel Ocaña García, pero el monto es de 50,856 pesos al mes. También el exalcalde de Hermosillo, Héctor Guillermo Balderrama, se encuentra en la lista de las 50 pensiones más altas con un pago mensual de 84,515 pesos.

Varios de los altos pensionados que no estaban conformes interpusieron recursos legales para elevar el monto de sus ingresos lo que hoy en día representa una fuerte erogación y un dolor de cabeza para las finanzas del Isssteson.

De acuerdo a los datos oficiales, la dependencia requerirá el año entrante un subsidio de 1,500 millones de pesos para hacer frente a sus deudas y contingencias, entre ellas el pago de nómina, pensiones y jubilaciones por 532 millones de pesos y 600 millones de pesos para adeudos de proveedores a quienes debe en total 1,760 millones de pesos.

Pero curiosamente el instituto sonorense cuenta con una abultada lista de deudores por parte de ayuntamientos, dependencias e instituciones estatales que suman un deuda total de 3,059 millones de pesos.

Solamente la Universidad de Sonora adeuda al Isssteson 139 millones de pesos, habrá que ver cuáles son los ayuntamientos más endeudados y si algún día cercano podrán pagarle.

Mucho se ha hablado de las finanzas en quiebra del Isssteson, quizás ha llegado el momento de analizar a fondo si en estos tiempos financieros tan complicados un gobierno estatal debe hacerse cargo de la salud, las pensiones, los préstamos y quien sabe cuántas prestaciones más de una nómina de varios miles de trabajadores de base, burócratas y funcionarios de cuello blanco.

¿No sería más adecuado incorporarlos al Seguro Social bajo un régimen especial o en un sistema médico y social subrogado? Son preguntas que merecen al menos una reflexión.

Noticias finales
Le llegó finalmente su turno a la frontera sonorense en materia de nuevas inversiones y creación de empleos. En Nogales arrancó en días pasados la empresa Dormakaba de capital suizo y alemán, invertirán más de 3 millones de dólares para fomentar 300 nuevos empleos directos e indirectos. En San Luis Río Colorado, el grupo japonés Yasaki abrirá el año próximo una planta para arneses de autos, destinará 18 millones de dólares y se abrirán 350 nuevas plazas de trabajo.

Por cierto, en SLRC está próximo a inaugurarse el nuevo hotel Araiza que dará un fuerte impulso a la actividad económica de la región. Estos proyectos no se habrían concretado sin el respaldo de la gobernadora Claudia Pavlovich y del secretario de Economía, Jorge Vidal Ahumada. Por suerte Donald Trump no podrá objetarlos ya que vienen de Europa, Asia y México, respectivamente. Enhorabuena.