Nos quedamos cortísimos en nuestros pronósticos de anteriores artículos.

Morena y su candidato Andrés Manuel López Obrador arrasaron en las elecciones para presidente de la República, diputados federales y senadores.

Pero también en la de gobernadores y aquí en Sonora se llevaron las principales alcaldías de la entidad, dos de las tres senadurías, las siete diputaciones federales y por lo menos 20 de las 21 diputaciones locales.

Esta nueva versión del “carro completo” no se registraba desde los tiempos del PRI dictatorial cuando se llevaba todos los puestos de elección y dejaba en manos de la oposición algunos cuantos cargos.

La transición del autoritarismo a la democracia que se inició en el año 2000 con la llegada al poder de Vicente Fox, marca hoy un nuevo parteaguas en su historia.

Escribimos en días pasados que las elecciones locales tendrían semejanza a las de 1997 cuando el mapa electoral se dividió entre el PRI, el PAN y el PRD.

Pero nos quedamos muy cortos, en realidad Morena surgiendo prácticamente de la nada se convirtió desde el primero de julio en la primera fuerza electoral no solo en el país sino también en Sonora.

Si las tendencias electorales se ratifican en las próximas horas, Morena gobernará Hermosillo, Cajeme, Nogales, Guaymas, Navojoa, Caborca y San Luis Río Colorado, entre varios otros municipios.

Vaya ni el PRI ni el PAN habían conseguido tan sonoros triunfos en los últimos 25 años.

Además Morena con Lilly Téllez y Alfonso Durazo superaron con más de la mitad de los votos a los candidatos del PRI al Senado, Sylvana Beltrones y Manuel “Maloro” Acosta.

Sylvana llegará a la Cámara Alta como ganadora de la segunda fórmula, más no el exalcalde de Hermosillo quien por decoro seguramente no regresará al cargo que dejó meses atrás.

En Nogales es el joven empresario Jesús Pujol Irastorza quien aventaja la alcaldía por Morena para dejar atrás al priista Jorge Freig Castillo y ni si diga al actual alcalde Cuauhtémoc Galindo, quien no alcanzó ni el 15 por ciento de los votos.

En Cajeme, Sergio Mariscal Alvarado lleva una cómoda delantera al independiente Rodrigo Robinson Bours y al priista Emeterio Ochoa Bazúa.

Por cierto, el distrito VI lo ganó de calle Javier Lamarque Cano con más del 60 por ciento de la votación.

Incluso el otrora territorio panista de San Luis Río Colorado se tiñó del rojo morenista con el virtual triunfo de Santos González Yescas por casi el doble de votos sobre el priista Héctor Virgilio Leyva y el pianista Everardo López.

El distrito I lo ostentará el polémico Manuel de Jesús Baldenebro, mejor conocido como “el Balde”.

Iniciará, pues, una nueva era en Sonora por demás interesante y que evidentemente no será fácil para los partidos tradicionales, en especial el PRI y el PAN.

Para la gobernadora Claudia Pavlovich será un gran reto dirigir el rumbo de la entidad con un estado vestido de Morena en tantas alcaldías, el congreso estatal, diputados federales y senadores.

Alfonso Durazo Moreno se convierte en el líder sonorense de mayor influencia en el próximo gobierno de López Obrador, será senador a partir de septiembre y secretario de Seguridad Pública desde el próximo primero de diciembre.

En el país fueron muy pocas las regiones que se escaparon del efecto AMLO, en Guanajuato, Puebla y Yucatán el PAN aventaja en las gubernaturas, pero Morena arrasó en la Ciudad de México, Chiapas, Morelos, Tabasco y Veracruz.

En Jalisco el triunfo es para Enrique Alfaro de Movimiento Ciudadano.

Las razones del triunfo contundente de AMLO y Morena podrían resumirse en los siguientes puntos:

Una campaña de López Obrador de 18 años que se materializó gracias a un discurso más cuidado y a una estrategia de mercadotecnia bien diseñada, desde el nombre Morena hasta los spots que inundaron México en los últimos tres años.

El hartazgo de una ciudadanía que se cansó de los excesos y las ineficiencias de los gobernantes del PRI, PAN, PRD y Partido Verde, principalmente.

La campaña fallida del PAN y el PRI que además de sus divisiones internas se dedicaron a pelear como comadres para beneplácito de los morenistas.

Ahora se explica porque López Obrador no se despeinaba en los debates televisivos.

Finalmente, y quizás lo más importante, el gobierno desastroso e insensible de Enrique Peña Nieto, quien no pudo controlar la violencia y menos la corrupción.

Ya hablaremos de los desafíos que enfrentarán López Obrador y los futuros legisladores y funcionarios de Morena, en donde encontramos de todos sabores y colores, desde políticos colmilludos y muy paseados hasta perfectos novatos del sector público.

Sin duda viviremos otro México y otro Sonora a partir de los próximos meses.

Esperemos que todo sea para bien y que los malos augurios se transformen en hechos positivos.

Noticia final…

Favorecerá en gran medida a la gobernabilidad de México el hecho de que López Obrador obtuvo más del 50 por ciento de los votos lo que no ocurría desde los gobiernos del viejo PRI… 

Sin embargo, la mayoría de Morena en la Cámara de Diputados y la de Senadores podría resultar muy peligroso porque será muy fácil caer en el mayoriteo y de ahí al autoritarismo la distancia es muy corta… 

Lo cierto es que López Obrador tendrá el control casi absoluto del gasto público.

José Santiago Healy

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.