El aparente idilio y reconciliación entre partidos, gobierno y sectores productivos, no duró más de dos semanas a decir de los reclamos que han levantado las propuestas lanzadas por el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Los recientes y constantes anuncios de AMLO en el sentido de recortar sueldos, eliminar puestos y desaparecer oficinas públicas, ha provocado un gran malestar al interior de la burocracia y de los partidos políticos.

Es evidente que serán muchos los burócratas y familias afectadas por estas medidas, sin embargo es lo que han demandado los mexicanos durante muchos años.

Falta todavía esperar a la aplicación de tales acciones y de anunciar otras pendientes como podría ser la reducción o total eliminación de los diputados y senadores plurinominales, añejo reclamo de la ciudadanía.

Con su estilo autoritario, López Obrador anunció el fin de la jugosa pensión de los ex presidentes además del aparato de seguridad del que gozaban, tal como si fueran miembros distinguidos de una monarquía.

La medida es plausible ante los excesos de algunos ex mandatarios, pero tampoco resulta justo dejarlos en la calle, un ex presidente por más malo que fuera merece una pensión vitalicia que le permita vivir de manera modesta.

De lo contrario volveremos al pasado, esto es que los mandatarios tendrán que meter la mano al erario u obtener recursos sospechosos para asegurar su supervivencia al terminar su gobierno.

La otra medida que levantó ampollas fue la desaparición de los delegados federales en los estados quienes serán suplidos por un coordinador general de delegaciones.

La decisión parece positiva en términos de reducción de gastos y de burocracia, sin embargo López Obrador cometió el grave error de nombrar anticipadamente a los delegados, cuyo perfil en la mayoría de los casos es eminentemente político.

Por ello le llovieron críticas al presidente electo y razón no le sobran a los opositores porque el esquema a todas luces del régimen morenista es preparar a los candidatos para las futuras elecciones a gobernador.

En el caso del Estado de México, la coordinadora de delegaciones será Delfina Gómez, quien fue la candidata de Morena para gobernar dicha entidad, en tanto en Baja California el escogido es Jaime Bonilla, recién electo senador y quien a todas luces se proyecta para las elecciones estatales del año entrante.

AMLO ganó la presidencia y con su partido Morena controlará la cámara de diputados, la de senadores, la mayoría de los congresos estatales, lo único que falta es tener la mayoría de gobernadores de su partido para regresar al pasado, es decir a la dictadura perfecta.

La creación de la nueva Secretaría de Seguridad Pública ha generado también polémicas en varios sentidos.

Por un lado se reconoce la necesidad de reinstalar esta dependencia que erróneamente Enrique Peña Nieto la integró a la Secretaría de Gobernación con resultados por demás lamentables. En este sexenio se superó sobradamente el número de homicidios dolosos al tiempo que la criminalidad alcanzó en México niveles inauditos.

Sin embargo, no queda del todo claro cuáles serán los alcances y objetivos de la dependencia. Se habla de desaparecer el Cisen y el espionaje a los opositores políticos, pero poco se dice sobre la estrategia para desarticular a los cárteles del crimen organizado que por años han mantenido en jaque a buena parte del territorio mexicano.

La idea de salir a divulgar cambios en cada una de las secretarías fue en un principio atinada, pero han sido tantos los anuncios y las contradicciones que francamente esta política ha resultado confusa y enredosa en buena parte de los casos.

Ya vimos también algunos desmentidos graves como fue el caso del Papa Francisco, a quien se intentó involucrar en el proceso de paz en México, mismo que negado desde el Vaticano.

Luego de dos semanas intensas posteriores a las elecciones y de una más de descanso, López Obrador tendrá que revisar sus planes de acción, aquietar las aguas y recordar que ya no es candidato presidencial sino el próximo presidente de la República.

Las promesas y buenos propósitos deben quedarse en las campañas, por ello de aquí en adelante cada anuncio y declaración debe presentarse con la mayor pulcritud y objetividad posibles.

Sería el colmo caer en la demagogia y la verborrea que desgraciadamente son propias de los tiempos populistas que hoy vive el mundo.

Noticias finales...

Trascendió que la diplomática Martha Bárcena será la nueva embajadora de México en Estados Unidos y de inmediato fue cuestionada porque su esposo Agustín Gutiérrez Canet es tío de Beatriz Gutierrez Müller, esposa de ya saben quien... Pareciera caer en nepotismo este nombramiento, sin embargo cabe aclarar que Martha Bárcena cuenta con una larga carrera en el servicio exterior y además sus vínculos familiares no son directos con la familia política del futuro presidente... En Sonora estuvo a punto de darse el primer encontronazo Morena-PRI cuando la legislatura estatal pretendió aprobar varias iniciativas de ley al vapor, entre las que se encontraba una ley de veto a favor del gobernador en turno. Fue la gobernadora Claudia Pavlovich quien calmó los ánimos tricolores y evitó el primer conflicto post-electoral.