En la guerra de las falacias que se viene librando en México y el mundo, el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios fue ciberatacado, robados alrededor de 300 millones de pesos, y el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, hace ver que se trata de "un hecho sin precedentes".

A propósito de este golpe, el consejero Marco Antonio Baños aseguró que no hay posibilidad alguna de que el Instituto Nacional Electoral sea hackeado porque cuenta con un triple blindaje para controlar el flujo de la información.

Meses antes, refiriéndose a ciberataques, el presidente del INE, Lorenzo Córdova, dijo que "nos estamos preparando ante la eventualidad. No sé si haya interés de Putin de influir (en las elecciones) en México o no, pero más vale prepararse”.

A principios de 2017, el secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, Tomás Zerón, alertó sobre los graves peligros que corre México en el ciberespacio y que son una amenaza a la seguridad nacional.

Crucemos los dedos para que en la cuenta de los votos no le toque al INE resentir "un hecho sin precedentes…”.