De lo que el gobierno de AMLO hará con miras a la pacificación y que anuncié ayer, mejor léase lo que dice Loretta Ortiz, coordinadora de los foros de consulta, aquí en Milenio.

Y es que la Suprema Corte de Justicia resolvió mantener viva, por ser inatacable, la resolución del Colegiado en Tamaulipas que ordenó la creación de una virtual comisión de la verdad sobre el caso de Los 43.

Pero el máximo tribunal se refiere a los recursos de queja expuestos por las autoridades federales implicadas (dada su imposibilidad constitucional para cumplir), y no toca el fondo del problema.

Al presidente de la República, al de la Cámara de Diputados, a la PGR y a la CNDH sólo les quedará desacatar la decisión del Colegiado.

De las consecuencias (destitución y hasta cárcel), el único que la libra es Enrique Peña Nieto porque solo puede ser acusado de traición a la patria y delitos graves del orden común (Artículo 108).

Lo más lógico es que vengan alegatos de inejecución y que la Corte resuelva, ya de fondo, que los magistrados del Colegiado con sede en Tamaulipas se pasaron de lanza ordenando un imposible.