***
TRES PECES GORDOS
Se ha cumplido el pronóstico hecho “Entre nos” acerca de las órdenes de aprehensión contra exfuncionarios estatales que serían libradas antes de finalizar el año y, como lo mencionábamos ayer, con el añadido de que también iría en la lista un conocido exalcalde que resultó ser Alejandro López Caballero, de Hermosillo.

Para nada es sorpresa que los otros dos a los que la Policía Federal ya debe pisar los talones en estos momentos son el exsecretario de Hacienda, Carlos Villalobos Organista y el extesorero estatal, Mario Cuen Aranda, porque desde esa dependencia es donde se originaron los “moches fiscales”, el desfalco al Isssteson, las empresas fantasma para quedarse con decenas de millones de pesos del crédito para el transporte, entre otras transas.

En lo que no acertaron del todo nuestras fuentes, fue que las órdenes de aprehensión serían de origen estatal, es decir, de la Fiscalía Anticorrupción, pues en realidad fueron libradas por la PGR y eso da pista que deben ser por lo de los “moches fiscales” o por el conocido desvío de recursos federales… Claro, todos los mencionados ya habían puesto pies en polvorosa desde días y semanas atrás.

***

ESFUERZOS DESESPERADOS

Desde días y semanas le hemos comentado los esfuerzos desesperados del extesorero Mario Cuen Aranda por obtener amparos de la justicia federal para evadir acciones de las autoridades judiciales en su contra y todavía ayer tramitaba el amparo 1425/2016 contra el Juez Segundo de Distrito en Sonora, pero durante el mismo día le negaron una suspensión definitiva en juicio de amparo contra el Juez Décimo Primero de Distrito.

Así como Cuen, le informamos que los exsecretarios de Hacienda, Carlos Villalobos y Alejandro López Caballero, habían tramitado sus propios amparos, pero en el caso del primero ya había obtenido algunos reveses en esos juicios al negársele la protección federal.

Por cierto, otro de los que estuvieron al frente de una dependencia (ISIE), en la que supuestamente se desviaron hacia particulares cientos de millones de pesos, Luis Felipe Romero López, ayer también tramitó un nuevo amparo (983/2016) contra el Juez Décimo Primero de Distrito… ¿Será que está en la lista de los que siguen?

***

SE HARÁN “PATOS”

Como es costumbre entre todos los políticos que son especialistas en “hacerse patos” y patear los botes hacia adelante, ayer el presidente de la Comisión Anticorrupción del Partido Acción Nacional, Luis Felipe Bravo Mena, con total pachorra declaró que no tienen fecha ni término perentorio para emitir un resultado sobre la investigación en torno al exgobernador sonorense Guillermo Padrés Elías.

O sea que, según Bravo Mena, pueden pasar meses o hasta años sin dar ese resolutivo, lo cual no deja duda que en esa Comisión Anticorrupción siempre han jugado con ese tema y ahora se esperarán a ver qué sucede con el juicio penal que ya se le sigue el exmandatario.

Se trata, pues, de denuncias, investigaciones y acciones oportunistas, igual como sucedió con la airada denuncia que hizo la actual secretaria general del PAN Sonora, Alejandra López Noriega, en torno a los manejos de las cuotas partidistas de los funcionarios públicos panistas, que terminó en la nada cuando ya pasó el proceso electoral interno…

***

SE SIRVIERON PRIMERO

El anuncio ya oficial de un desconsiderado aumento a la gasolina y al diésel para recibir el nuevo año no es más que la acción del Gobierno federal para servirse primero su propia tajada del pastel antes de la entrada en vigor de la liberación de precios de los combustibles porque, como ya sabemos, casi la totalidad de la estructura de precios está compuesta por los impuestos federales y la parte del negocio que le toca a Pemex.

Es decir que, antes de dejar los precios en manos de la oferta y la demanda y la libre importación de gasolinas, poco es el margen de maniobra para la libre competencia que el Gobierno federal les dejará a los particulares que quieran entrarle al negocio.

Pero lo más grave es que será tal impacto inflacionario este aumento que comprobará una vez más que las malas políticas públicas son el enemigo número uno del progreso de las empresas mexicanas y también de la economía de las familias, especialmente de las clases medias que más consumen combustibles…

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.