El presidente Enrique Peña Nieto reconoció que la inseguridad está en ascenso. El Inegi reportó una caída en la confianza del consumidor en octubre. Las últimas encuestas sobre preferencias electorales para 2018, tienen al priista mejor evaluado en tercer lugar, a una larga distancia de quienes encabezan la lista. Los mensajes son claros: el gobierno no está funcionando adecuadamente. ¿En dónde están las fallas? La semana pasada el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, pidió a Los Pinos hacer públicos los acuerdos firmados por el Presidente en su campaña electoral y mostrar cuáles ha cumplido. Con ello se podrán empezar a ver públicamente los aciertos y desatinos del gobierno.

No obstante, una revisión que hizo Eje Central del Sistema de Evaluación del Desempeño (SED), una herramienta elaborada por las secretarías de Hacienda y de la Función Pública, mostró que en el primer medio del sexenio de Peña Nieto, la secretaría peor evaluada fue la de Desarrollo Urbano y Territorial, que tuvo a tres responsables, Jorge Carlos Ramírez Marín, Jesús Murillo Karam y Rosario Robles. De 15 programas evaluados, el cumplimiento fue establecido en “medio bajo”, con una calificación de 2.8. Robles, sin embargo, no puede ser considerada responsable de esas deficiencias, pues la mayoría de la primera parte del sexenio estuvo al frente de Desarrollo Social, que obtuvo una calificación de 3.2, nivel “medio”, en los 21 programas que fueron medidos.

La siguiente peor evaluada fue Gobernación, cuyo titular es Miguel Ángel Osorio Chong, que sacó un promedio “medio bajo” y una calificación de 2.9 en los 28 programas que fueron evaluados. Fue el único del gabinete de seguridad mal calificado. La PGR, que tuvo como procuradores a Murillo Karam y Arely Gómez, tuvo una nota de 3.9 como resultado del análisis de nueve programas, seguida de la Marina y la Defensa Nacional que tuvieron tres cada una de ellas.

El gabinete económico es el más homogéneo en cuanto a cumplimiento, y todas la secretarías se encuentran en el nivel “medio”, salvo Energía, que está en el “medio alto” con una calificación de 4, que la convierte en la secretaría mejor evaluada de todo el gobierno. Hacienda, con 25 programas evaluados, y la Función Pública con 7, son las siguientes mejor calificadas, con 3.5 puntos cada una; atrás están Agricultura, Economía y Turismo con 3.2 puntos, y Trabajo y Prevención Social con 3. El eje “México Próspero”, que concentra las acciones en materia de empleo, desarrollo económico y financiero, fue el que mejores calificaciones tuvo, con una nota de 3.2.

En contraste, según el análisis de Juan Carlos Rodríguez en Eje Central, el eje de gobierno con la peor calificación fue “México Incluyente”, responsable de las estrategias contra la pobreza y el combate al hambre, con una calificación de 2.6, donde Robles salió mal evaluada. Las bajas notas en su conjunto corresponden también a la gestión de Emilio Chuayffet en Educación Pública y Mercedes Juan en Salud, donde evaluaron 46 y 26 programas, con calificaciones “medio” de 3 y “medio baja” de 2.5, respectivamente. Paradójicamente, el eje gubernamental que se distingue por el mejor desempeño de los programas es “México con Educación de Calidad”, donde sólo 3% de los instrumentos tiene calificación 1 o 2.
Educación Pública es la secretaría con mayor número de áreas susceptibles de mejora, al haber tenido 194 observaciones durante el segundo trimestre de 2016 –bajo la titularidad de Aurelio Nuño-, de un total de 681 detectadas por los evaluadores, en los programas del gobierno federal. La segunda dependencia con más aspectos susceptibles de mejora es Desarrollo Social, que acumula 105 observaciones, del total que tiene la administración pública federal. El punto más vulnerable es esa secretaría son los comedores comunitarios –punta de lanza del programa Sin Hambre– que concentra 15 fallas en ese rubro. Otra área crítica es el Programa de Abasto Rural a cargo de Diconsa y Prospera, con 10 fallas cada uno.

El sector social es el peor evaluado, junto con Gobernación como dependencia, por la falta de transparencia, medición y verificación de los programas. De acuerdo con el análisis de Eje Central, el área gobierno donde hay una mayor proporción de programas con calificación 1 o 2 (“bajo” y “medio bajo”) es “México en Paz”, donde se encuentran las estrategias de seguridad y combate al crimen, con 20% de los 39 instrumentos que la integran. De los 380 programas analizados por el SED, seis obtuvieron una calificación de 1 (“bajo”); dos de ellos los maneja Medio Ambiente (Inversión en infraestructura social y protección ambiental y Programa de devolución de derechos), que a nivel de secretaría, con 35 programas evaluados, la calificación obtenida fue 3.

Peña Nieto ajustó su gabinete en varias de las áreas con mayores deficiencias, como Educación y Salud, pero aunque fue medida bajo la misma métrica, Gobernación se mantuvo sin ser tocada. El Presidente no mide igual a sus colaboradores; por eso Osorio Chong sobrevivió pese a su mala gestión, pero Chuayffet y Juan no, y explica porqué, pese a la críticas internas, Robles se mantiene como secretaria. Lo analizado hasta la primera parte del gobierno habla de un desempeño regular. No se sabe cómo terminará el sexenio, donde el ajuste presupuestal de 2017 tendrá un mayor impacto en las secretarías, y sus programas serán irreversiblemente afectados. La conclusión al final de la administración será que Peña Nieto prometió, pero no todo cumplió.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
twitter: @rivapa