Marcela Alvarado*

La más reciente radiografía de la violencia contra la mujer en nuestro país debe llevar a los gobiernos de los tres niveles a fortalecer los programas y acciones de prevención, tanto a nivel nacional como en las entidades que tienen una mayor incidencia de feminicidios, entre los cuales, hay que decirlo, está Sonora.

En México se sigue condenando a las mujeres que desafían los convencionalismos sociales, como ese de que el máximo sueño debe ser casarse y tener hijos, y que prefieren estudiar, trabajar y combinarlo con formar una familia, sea tradicional o igualitaria, en la que se compartan equitativamente las responsabilidades del hogar.

Homicidios dolosos y feminicidios

Entre 2015 y 2017, se registraron 6 mil 550 homicidios dolosos de mujeres, así como mil 640 feminicidios, acorde al documento “Información delictiva y de emergencias con perspectiva de género” del Centro Nacional de Información (CNI), dependiente del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

La tendencia ha ido en ascenso. En 2015 se cometieron mil 755 homicidios dolosos y 389 feminicidios; en 2016 fueron 2 mil 210 de los primeros y 580 de los segundos; y en 2017, el homicidio doloso llegó a 2 mil 585 y 671 feminicidios.

En homicidios dolosos por entidad en 2017, el Estado de México está en primer lugar con 301; seguido de Guerrero con 219; Chihuahua 212; Baja California 211; Guanajuato 149; Tamaulipas 145; Veracruz 137; Michoacán 121; Zacatecas 120; Puebla y Jalisco 112. Sonora aparece en la posición 19, con 37 homicidios dolosos.

Con relación a los feminicidios, al aplicar la perspectiva de género y clasificar todo asesinato de mujer como feminicidio, Sinaloa encabeza la lista como el estado con más casos el año pasado con 89 (no distingue si fue doloso por otra causa, todos van como feminicidio).

La segunda posición la ocupa Veracruz, con 79 feminicidios en 2017; tercero Oaxaca con 58; cuarto el Estado de México 57; quinto Nuevo León 43; sexto Ciudad de México 37; en séptimo sitio Sonora con 32; octavo Chiapas 29; noveno Tabasco 28; décimo Jalisco, Morelos y Puebla con 27.

Por cada 100 mil mujeres víctimas de feminicidio, la media nacional es de 1.06; donde Sonora se ubica en la quinta posición con 2.13, mientras que, en la clasificación de los cien municipios con mayor número de este tipo de crímenes, Cajeme ocupa el tercer lugar nacional con 5.59 por cada 100 mil mujeres, para un total de 13 el año pasado.

Machismo arraigado

A nivel nacional, se incrementó el número de llamadas de emergencia al 911 por violencia contra la mujer, al pasar de 92 mil 604 en 2016 a 106 mil 706 en 2017.

En el caso de violencia familiar, de las 689 mil 885 llamadas de emergencia el año pasado, Sonora encabeza la lista con 82 mil 331. Por cada cien mil mujeres, la media nacional se ubica en 1,090.1, cifra que nuestro estado supera por mucho, al registrarse 5,470.9.

Si a lo anterior sumamos que en Sonora se reportaron el año pasado 314 llamadas con incidentes de acoso u hostigamiento sexual, así como 168 relacionadas con violación, ubicándose con ello en la quinta y séptima posición, respectivamente en el país, vemos que falta mucho camino por recorrer.

Erradicar la violencia, el reto

La sociedad sonorense sigue resistiéndose a evolucionar hacia una cultura de igualdad en los hogares, lo que se refleja también en el ámbito laboral y comunitaria.

Se tiene que redoblar el trabajo de prevención por parte del Instituto Sonorense de las Mujeres y así se esperaría, considerando el anuncio que hizo el Gobierno del Estado de que se tendrá un “presupuesto con perspectiva de género”, para cumplir con los objetivos del Programa Transversal de Igualdad de Género 2016-2021.

Es importante que se trabaje en varios frentes. Que más mujeres conozcan sus derechos; que los hombres aprendan de nuevas masculinidades y que haya castigo ejemplar a feminicidas y a quienes cometen cualquier tipo de violencia contra las mujeres.

*Maestra en Ciencias Sociales con especialidad en Políticas Públicas por El Colegio de Sonora y Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora.