BUENA PARTE de los sonorenses están desconcertados al ver que hay jueces que no quieren castigar la corrupción. Y, sí, por supuesto, se refieren al caso del exgobernador Guillermo Padrés.

DICEN que pareciera estarse cocinando una próxima liberación del panista, pese a la solidez de las acusaciones por corrupción que le ha fincado el gobierno de Claudia Pavlovich.

COSA de ver que Padrés ha obtenido infinidad de amparos, algunos otorgados en sólo cuestión de minutos; además de que a él y a los suyos en el Poder Judicial les dan trato VIP con multas francamente ridículas y sanciones muuuy cómodas. Y eso, pese a que el desfalco es por varios miles de millones de pesos.

EL COLMO fue la decisión del Juez Segundo de Distrito, con sede en Sonora, quien se dio el lujo de declarar ¡inconstitucional! la Fiscalía Anticorrupción, pero sólo para el caso del exgobernador preso.

AHORA la gran preocupación de los sonorenses es que, de seguir las cosas como van, a ver si no tienen que pedirle una disculpa a Guillermo Padrés por exhibir su corrupción... ¡y hasta indemnizarlo!

***

AL ESTILO de la serie "Baywatch", el presidente Enrique Peña Nieto llegó corriendo a las playas de Ciudad del Carmen para tirarle un salvavidas al gobernador Alejandro Moreno.

DENTRO del marco de la ceremonia por el aniversario de la expropiación petrolera, el mandatario le entregó al gobernador el título de concesión de la que será la gran obra -y tal vez única- de la administración local: el Nuevo Puente de la Unidad.

SE TRATA de un megaproyecto que empezó a construirse en 2012 y que luego fue abandonado, pese a que ampliaría al doble la capacidad del actual puente que hoy es fundamental para conectar todo el sureste.

PARA el gobernador Moreno es algo así como un premio de consolación luego de que la economía de Campeche se vino abajo con la crisis petrolera, generando desempleo, pobreza e inseguridad.

YA CON el título de concesión, el gobierno estatal tiene que conseguir poco más de dos mil millones de pesos para la obra, lo cual se ve harto difícil. Pero, bueno, soñar no cuesta nada.

***

A LO MEJOR Andrés Manuel López Obrador ya se olvidó de mandar al diablo las instituciones, pero sin duda sigue aplicando aquello de "ni los veo ni los oigo".

AL MENOS eso sintieron cuatro consejeros electorales del INE que quisieron saludarlo el otro día en el vuelo AM-0549 rumbo a Veracruz, pero el líder de Morena, que estaba a una fila de ellos, ¡ni los peló!