EL TERREMOTO de 1985 dio pie a una ruptura política que derivó en la transición democrática. El despertar ciudadano ante la apatía del gobierno llevó, tres años después, a que por primera vez el PRI se viera arrinconado en las urnas.

AHORA, muchos se preguntan qué efectos tendrá la actual movilización de la sociedad en las elecciones presidenciales de 2018. Todavía es pronto para saber, pero no hay duda de que se está escribiendo una nueva historia.
***

EN TORNO al ex gobernador Rodrigo Medina se está librando una batalla en la que no se sabe quiénes son los buenos y quiénes los malos.

POR un lado, la PGR investiga a los investigadores. Es decir, trae en la mira a la Procuraduría de Nuevo León porque supuestamente violó un amparo que un benévolo juez le concedió a Medina.

DEL otro lado está la dependencia que encabeza Ernesto Canales tratando por todos lados de fincarle algún tipo de responsabilidad al ex mandatario. La más reciente denuncia es por haber convertido un helicóptero oficial en su taxi personal.

HABRÁ que estar al pendiente de que esta pelea no termine convirtiéndose en una pachanga entre una PGR priista enfocada en salvar a uno de los suyos y el gobierno de Jaime "El Bronco" Rodríguez, que anda urgido de dar un golpe político -¡aunque sea uno!- de cara al 2018.
***

CON TODO y que ella misma ya dijo que no anda buscando ser senadora, allá en Oaxaca los priistas ven con asombro y preocupación todos los reflectores que le ponen a Ivette Morán, la esposa del gobernador Alejandro Murat.

LO QUE se dice entre los tricolores es que la señora fue quien le hizo, en buena medida, la campaña a su marido, por lo que estarían buscando convertir el proyecto político en un asunto conyugal.

ESO EXPLICA, dicen, que el gobierno estatal esté empaquetando la ayuda para los damnificados en bolsas con el logo del DIF oaxaqueño, el cual por supuesto encabeza Morán. ¿A poco alguien de apellido Murat sería capaz de ese tipo de triquiñuelas? Es pregunta.
***
AUNQUE Morena guardó silencio sobre la selección de su candidato para la gubernatura de Jalisco, todo indica que el dedito ya habló.

EL NOMBRE del abanderado se iba a revelar el viernes, pero debido a la emergencia optaron por esperar unos días. Se trata del empresario farmacéutico Carlos Lomelí que con sus millones (de ganas de contender) parece haber convencido a Andrés Manuel López Obrador, aunque será en unos días cuando se formalice la decisión.