EN EL tercer round de los debates presidenciales, hubo de todo en el ring: un estilista, un escurridizo, un fajador, y un peleador de relleno que nomás dio show... y malo.

EL ASPIRANTE del Frente, Ricardo Anaya, recuperó la forma del primer debate, alternó propuestas, jabs y fuertes rectos a la izquierda y al centro. También levantó la guardia y bloqueó los golpes que le lanzaron.

EN TANTO, Andrés Manuel López Obrador buscó todo el tiempo quitarse los golpes con puro juego de cintura y, cada vez que lo apretaban, se refugiaba en su esquina para retomar su conocida combinación 1-2 de que combatir la corrupción es la solución... ¡para todo!

GOLPEADOR, pero poco efectivo, se vio José Antonio Meade quien, en vez de mostrar su experiencia y proponer, se dedicó a pegarle a ratos a López Obrador y a ratos a Anaya... sin lograr buenos impactos.

EL QUE anduvo perdido fue Jaime Rodríguez "El Bronco". Se tropezó varias veces con su propia lengua y acabó regañado por sacar su celular, y exhibido por los moderadores.

Y, COMO no hubo nocaut, habrá que esperar al 1o. de julio para ver a quién le dan el triunfo los verdaderos jueces de esta pelea: los electores. ¡Clang, clang! ¡Sonó la campana!

***
MENCIÓN aparte merecen los moderadores: Leonardo Curzio, Carlos Puig y Gabriela Warkentin cuestionaron, insistieron en los cómos, aportaron datos y le dieron fluidez al ejercicio... sin protagonismos.

***
MUCHO se había hablado de la posibilidad de una elección judicializada... y lo que se está judicializando ¡es la campaña!

TRAS la denuncia del senador Ernesto Cordero contra Ricardo Anaya, diputados panistas igualaron el marcador e iniciaron procesos en la PGR contra Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade. A como van las cosas, para el cierre de campaña, en vez de discursos los candidatos van a leer... ¡sus amparos!

***
NADA BIEN le cayó a la candidata a la gubernatura del Frente en Puebla, Martha Érika Alonso, la publicación de una encuesta patrocinada por Coparmex que le da 7 puntos de ventaja a Miguel Barbosa, abanderado de la coalición Morena-PT-PES

QUIZÁS lo peor es que la publicación coincidió con la visita que la abanderada hizo ayer al capítulo de ese organismo empresarial en su entidad, lo que generó una situación incómoda.

QUIENES atestiguaron el encuentro aseguran que vieron tensa a la esposa del ex gobernador Rafael Moreno Valle y, aunque nunca se perdió el trato respetuoso, sí se le notó enojada por momentos. Ups.