Durante décadas el floricultor se ha dedicado a sembrar cempasúchil, mano de pantera y dalias.

 

HERMOSILLO, SON.- Desde hace más de tres meses, Efraín Bracamontes Córdova se levanta muy temprano para regar su plantación de cempasúchil, mano de pantera y dalias, las cuales vende por mazo durante la celebración del Día de Muertos.

Como todo trabajador del campo, Don Efraín se despierta a eso de las 4:00 de la mañana y se prepara para cuidar de su pequeño jardín lleno de flores, el cual está ubicado en el terreno contiguo a su vivienda, en San Pedro El Saucito.

Son décadas las que este hombre de 74 años de edad lleva plantando estas tres especies de flores para luego venderlas a habitantes de esa comunidad rural de Hermosillo, de Molino de Camou, el área urbana de la capital sonorense y hasta del municipio de Ures.



Toda una vida entre las flores
Fue en 1970 cuando Efraín inició a sembrar estas flores. Primeramente para llevarles a sus seres queridos ya fallecidos y ante el número de personas que le solicitaban flores, lo miró como un negocio rentable que hasta la fecha sigue trabajando.

Fue gracias al impulso de su difunta esposa, María Luisa, como el septuagenario empezó a sembrar estas flores tan solicitadas el Día de Muertos.

Primero empezamos sembrando para llevarle a los familiares que ya murieron, luego mi difunta esposa, como conocía mucha gente empezó a ofrecerle a sus amistades y se empezaron a vender más y más flores, y entonces ya miramos esto como un negocito. Ella y mi hijo mayor me ayudaban mucho, ahora que ya fallecieron, yo me pongo a sembrar solo", comentó el floricultor con un gesto de tristeza y de nostalgia.

 

Producción abundante
Aunque el terreno ocupado para esta siembra es aproximadamente de un cuarto de hectárea, la cantidad de flores que ha logrado cultivar Don Efraín es sorprendente.

Una combinación de colores es lo que se pude ver en ese pedazo de tierra, formado principalmente de tres líneas; amarillo por el cempasúchil, morado por la mano de pantera y multicolor por las dalias.

Espacio que resulta todo un paisaje para las mariposas y las abejas, quienes andan de flor en flor recolectando el néctar, sin embargo este espectáculo sólo durará hasta finales del presente mes, fecha en que Don Efraín las corta para formar los mazos de habrá de vender a 30 pesos.

Son sus otras hijas y sus nietas quienes le ayudan a armar los mazos de flores, mismos que desde estas fechas ya le empiezan a solicitar.

De esta manera, el floricultor sonorense por años ha logrado sembrar estas flores que, por lo regular, son traídas por los comercios desde el sur del país durante esta temporada, pero que atinadamente Don Efraín siembra en la localidad.

Primero empezamos sembrando para llevarle a los familiares que ya murieron, luego mi difunta esposa, como conocía mucha gente empezó a ofrecerle a sus amistades y se empezaron a vender más y más flores”

Efraín Bracamontes Córdova
Floricultor

  

Numeralia
Inicio
1970 fue el año en el que Don Efraín comenzó a cultivar las flores para el Día de Muertos.


Precio
30 pesos es el costo del mazo de flores que comercializa Don Efraín.


Fotos: Jorge Flores
EXP/BB/RG/OCT/2016