migrantes tamaulipas 21052018ej 20REYNOSA, TAMPS.- Al menos 52 personas extranjeras que carecen de documentación para ingresar a territorio estadounidense, entre estos una docena de menores de edad, permanecen desde el sábado apostados en las inmediaciones del puente internacional que une esta frontera con Hidalgo, Texas.

El grupo de extranjeros varados en las instalaciones del cruce fronterizo está compuesto por 37 cubanos, dos venezolanos, 12 menores originarios de Nicaragua y otros más del Salvador, quienes esperan que autoridades migratorias estadounidenses les permitan el ingreso.

En entrevista, Luis Ferrer, originario de Venezuela refirió que llegaron a esta frontera, el pasado sábado 19 de mayo, con la intención de que el gobierno estadounidense les otorgue el permiso para internarse a su país y con ello empezar una mejor calidad de vida.

Lamentó la serie de situaciones que han tenido que enfrentar para llegar a esta localidad, incluso dijo que tuvieron que soportar las lluvias durante la madrugada de ayer, pues permanecen en las banquetas del puente fronterizo.

“Para llegar hasta aquí hemos pasado una serie de situaciones difíciles como hambre, altas temperaturas, la lluvia y la falta de aseo, es lamentable pero más nos duele por los niños y las mujeres que están en este peregrinar” dijo.

Mencionó que la situación política en Venezuela continua crítica y por ello abandonan su país para solicitar asilo político en Estados Unidos, ya que “es imposible vivir en un lugar donde somos perseguidos políticos, donde estás muerto si no apoyas al gobierno de Maduro, por eso queremos cruzar y aquí seguiremos luchando hasta lograrlo”.

Detalló que la gente que no está a favor de la política impuesta por el gobierno es perseguida, vetada en las compañías petroleras y en otras empresas que pueden ofrecerles trabajo.

Precisó que continuarán en esta frontera en donde arribaron el pasado sábado 19 de mayo, sin importar que tengan que seguir pernoctando en la calle, “buscamos un sueño y lucharemos por llegar a Estados Unidos”.

En tanto Daiko Domínguez, también originario de Venezuela, agradeció la ayuda de parte de un grupo de personas reynosenses quienes les llevaron algunos alimentos y agua para que comieran, ya que entre las personas varadas se encuentran menores de edad y mujeres.

Indicó que el sueldo que tienen en su país no les alcanza ni para comprar un cartón de huevo, cuyo costo supera los dos millones y medio que serían poco más de 700 pesos mexicanos, “ni hablar de la carne, medio kilo nos cuesta entre cuatro y medio hasta cinco millones”.

Finalmente reconocieron que la vida en Venezuela es una crisis permanente, carecen de medicamentos, alimentos, artículos para el aseo personal y de lo indispensable para llevar una vida digna.

NTX/AMG/GVG/EJ