DonaldTrumpEspiaCampana

WASHINGTON, EU.- El presidente estadounidense Donald Trump reiteró hoy su sospecha de que su campaña electoral de 2016 estuvo infiltrada por informantes que trabajaban para el Departamento de Justicia, y defendió su demanda para que las autoridades federales investiguen al respecto.

“Si ellos espiaron en mi campaña, durante mi campaña, por razones políticas, eso no tendría precedente en la historia de nuestro país”, dijo el mandatario, quien se basó en reportes de prensa sobre un supuesto informante que tuvo contactos con miembros de su campaña.

En un mensaje en Twitter el domingo pasado, Trump demandó al Departamento de Justicia investigar sus sospechas a partir de las revelaciones hechas la semana pasada por los diarios The New York Times y The Washington Post, a los que de manera cotidiana acusa de publicar noticias falsas.

Los reportes indicaron que agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) utilizaron un informante para hablar con al menos tres asesores de la campaña de Trump, después que la agencia fue alertada sobre contactos sospechosos con agentes del gobierno de Rusia.

“Basado en lo que leo en los periódicos y en lo que ustedes han reportado, una persona recibió mucho dinero como pago. Esa no es una situación normal, la cantidad de dinero de la que estamos hablando”, dijo Trump a periodistas en la Oficina Oval, tras reunirse con su homólogo surcoreano Moon Jae-in.

Contrario a lo dicho por el mandatario y sus simpatizantes, no hay evidencias de que la campaña del abanderado republicano haya estado infiltrada por un espía.

El lunes, el mandatario presidió en la Casa Blanca una reunión a puerta cerrada a la que asistieron en otros el subprocurador de Justicia, Rod Rosenstein, y el director del FBI, Christophe Wray, aunque este martes la caracterizó como rutinaria, cuando fue interrogado al respecto.

“Mucha gente dice que ellos tuvieron espías en mi campaña. Si ellos tuvieron espías en mi campaña, eso sería una vergüenza para este país. Eso sería uno de los mayores insultos que cualquiera haya visto, y sería ilegal, además de todo. Probablemente haría ver como cosa menor cualquier evento político”, insistió.

La demanda del mandatario fue turnada a la Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia, y Trump dijo este martes que “lo que queremos es asegurarnos de que no hubo. Espero que no haya habido, francamente”.

NTX/I/RBV/RMB/EV