Luis Alonso Cobácame RodelesHERMOSILLO, SON.- De la palabra hebrea 'humus' que significa polvo, tierra, proviene la palabra 'humano', el significado etimológico y literal de ser humano, sería "ser de tierra o ser de polvo", la ceniza en la frente en el ritual católico del Miércoles de Ceniza, es un recordatorio de la escénica del hombre en este mundo.

Luis Alonso Cobácame Rodeles, vocero de la Arquidiócesis de Hermosillo, dirigente de comunicación y vinculación, explicó que este simbolismo invita a concientizar la fugacidad y contingencia de las personas en esta vida.


Detalló que con el Miércoles de Ceniza y la imposición de la misma, inicia la Cuaresma, periodo de gran importancia para los católicos en el mundo.


"La vida del ser humano se desarrolla en ciclos, el cosmos está dividido en ciclos determinados, en la Liturgia sucede los mismo, tiene ciclos que acompañado con gestos, ritos, fórmulas de purificación se busca expresar la fe", dijo.


El presbítero resaltó que el centro de la fe cristiana es el ciclo Pascual, que inicia el Sábado Santo por la noche y dura hasta el Domingo de Pentecostés.

EXP/LGV/FRU/FEB/2018