Brasil

CIUDAD DE MÉXICO.- Brasil goleó en su presentación en la Copa América, pero demostró que todavía tiene mucho por mejorar para alzar el trofeo.

La Verde Amarela venció 3-0 a Bolivia, en el apertura del certamen continental.

Una victoria que le costó al principio por el buen trabajo defensivo del rival.

Philippe Coutinho abrió los cartones, con un penalti bien cobrado a la esquina inferior, al 50’.

Un par de minutos después, el mismo jugador del Barcelona liquidó el partido con un remate de cabeza dentro del área chica.

Con el cotejo ya definido, Everton hizo el tercero.

La Selección Brasileña aprovechó que su primer partido fue contra el equipo más débil del torneo. 

El duelo le servirá para ajustar diversos detalles para los siguientes compromisos.

Los pupilos de ‘Tite’ fueron pacientes frente a una zaga que les cerró todo durante 49 minutos.

A la Canarinha se le complicó muchísimo el combinado dirigido por Eduardo Villegas, bien esquemado con dos líneas defensiva -una de cinco y otra de cuatro-, por lo que el primer tiempo pasó lento; mucha llegada brasileña, pero sin profundidad.

Todos los balones en el ataque para los anfitriones de la Copa América terminaban en saque de meta o de esquina.

Coutinho y Fernandinho, con la responsabilidad de generar peligro, no fueron capaces de brindarle un buen pase a Firmino o Neres, en el ataque.

La desesperación de la afición se mostró cuando el silbante argentino, Néstor Pitana, pitó el fin de los 45 minutos iniciales.

Bolivia no cambiaría su postura de cerrar completamente los espacios en la zaga, sin mucha intensión de peligrar el arco de Alisson Becker.

Fue hasta el 49', por un error de Adrián Jusino que permitió el tanto de Brasil.

El volante boliviano estiró su brazo dentro del área, que bloqueó un pase.

En el primer instante, Pitana no se dio cuenta de la infracción y tuvo que consultar con el videoarbitraje para determinar el penalti a favor de los locales.

Coutinho tomó el esférico y lo mandó al fondo de las redes del arquero Carlos Lampe.

Dos minutos después, el mismo jugador hizo el segundo tras un buen pase de Firmino dentro del área chica.

Un respiro para todo el público en el estadio Morumbí, en Sao Paulo.

Con el marcador a su favor, la Canarinha bajó la intensidad y controló los tiempos.

Al 89’, Everton, quien entró de cambio por Neres, firmó el último tanto.

Brasil agarró confianza en la Copa América.

EXP/UNI/EV/JUN/2019