Los llamados a la paciencia del presidente Andrés Manuel López Obrador y los discursos explicando que el problema de falta de gasolina en al menos 10 estados es consecuencia de la plausible decisión de combatir al huachicoleo se están agotando.

Las autoridades federales ni locales logran tranquilizar a una población y una industria transportista que empiezan a entrar en pánico y a generar fenómenos de sicosis, congestionamientos viales por compras masivas y hasta conatos de violencia aún en entidades en donde no hay un desabasto grave de combustible.

Ni siquiera la aceptación pública de la reaparecida secretaria de Energía, Rocío Nahle, que aceptó “que cometimos errores en la estrategia y en el cálculo de la logística para el transporte de pipas”, detuvo la ola de reclamos y pánico por la escasez de combustibles, que ayer llegó incluso a la Ciudad y al Valle de México, donde se reportaron las primeras gasolineras sin reservas, además de que por la noche se apreciaron escenas de largas filas y congestionamientos de tránsito por compras de pánico en avenidas importantes de la capital, como Calzada de Tlalpan, Cuauhtémoc, Insurgentes, Universidad y Miramontes, donde los automovilistas invadían incluso las vialidades en espera de turno para llenar el tanque al circular toda clase de rumores sobre un presunto desabasto en la ciudad, todo a pesar de las negativas de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum que rechazaba un problema de escasez en la urbe.

Y ya con el río revuelto y una crisis que empieza a crecer y a reportar no sólo indignación y enojo de los ciudadanos, sino pérdidas económicas para los gasolineros (130 millones han perdido los de Toluca) y para los transportistas de personas y mercancías en buena parte de la República, también los opositores políticos al gobierno de López Obrador se montan en la ola gasolinera y ayer comenzaron a circular versiones de un presunto beneficio para una empresa transportadora de nombre Excellence, especializada en transporte de sustancias tóxicas, que habría recibido un presunto contrato, sin licitación ante la emergencia, por 7 mil millones de pesos para apoyar a Pemex en el transporte de gasolina y diésel con pipas a varios estados del país.

Lo delicado de esa versión que circulaba ayer lo mismo en las redes sociales que en los corrillos políticos, hasta anoche no desmentida, es que según se afirma la empresa Excellence, propiedad del Grupo IDESA, tiene entre sus accionistas a Elisa Margarita Gutiérrez, esposa del ingeniero Javier Jiménez Espriú, quien se asegura en esas mismas versiones, aparece como miembro del Consejo de Administración de IDESA.

¿Tendrá algo que decir al respecto el titular de la SCT?

Incluso ayer varios gobernadores de oposición se montaron también en el tema, como el de Michoacán, Silvano Aureoles, y el de Querétaro, Francisco Domínguez, para exigirle al gobierno federal que regularice pronto el abasto de gasolina y diésel en sus entidades, porque las afectaciones a la economía local ya se resienten, además de que el malestar de la gente también preocupa a los mandatarios estatales.

Aquí lo comentamos el lunes, no se debe escatimar el valor a la decisión presidencial de combatir el multimillonario robo de combustibles, auspiciado y tolerado desde las mismas estructuras de Pemex y de los últimos gobiernos que permitieron crecer las redes de corrupción detrás de esa lucrativa actividad en detrimento del presupuesto público y los recursos energéticos del país.

López Obrador ha dicho que se tomó la decisión de cerrar los ductos con el fin de detener el huachicoleo y diseñar una estrategia, con el apoyo militar, para disminuir hasta 85% el robo de combustibles, y pasar de 60 mil a 10 mil millones de pesos en pérdidas.

Pero el propio presidente no logra explicar por qué no se diseñó correctamente una estrategia para evitar el enorme daño colateral que ha provocado el cierre de ductos, en afectaciones y pérdidas económicas por el desabasto de gasolinas en una buena parte del país que a estas alturas, aunque se niegue, no se puede tapar ni con discursos ni con negaciones y menos con disculpas.

El efecto del desabasto se le puede salir de control al gobierno si no hay un manejo rápido y efectivo de una crisis que crece, con una estrategia que regularice las existencias de combustible en todo el país.

Es cierto que este no es el primer fenómeno de desabasto de gasolinas que vivimos y que en los gobiernos anteriores también ocurrieron varios de manera cíclica y hasta con mayor duración.

Pero como sea, eso ya es historia y hoy, en el arranque del segundo mes del gobierno lopezobradorista, dejar crecer este problema y no reconocer que se causó por fallas en la estrategia gubernamental, lo único que hará será agravar la situación y empañar una decisión tan trascendente como difícil para desmantelar a las mafias oficiales y criminales del robo de combustibles.

Que no se olvide nadie en Palacio Nacional y en el gabinete que hablamos de gasolina altamente inflamable, tanto en su composición química como en su efecto social y económico.

NOTAS INDISCRETAS...

Mientras algunos gobernadores salieron a hacer declaraciones y reclamos por el desabasto, otros prefirieron acatar la “amable petición” que desde el centro para que “no hablaran de desabasto ni acrecentaran la percepción de crisis o compras de pánico”.

El mensaje, dicen algunos gobernadores, fue enviado a través de los superdelegados federales. 

O sea que a los gobers les mandaron decir que “calladitos se ven más bonitos”… 

Y hablando de gobernadores, ayer el presidente de la Conago, Alejandro Moreno Cárdenas, acudió a San Lázaro a las audiencias convocadas por los diputados que dictaminarán las reformas constitucionales para crear la Guardia Nacional.

El gobernador de Campeche dijo que “la Guardia será bienvenida sí en la Constitución quedan plasmadas sus facultades de forma clara y específica, sin ambigüedad alguna, para garantizar su carácter civil, respeto a las soberanías estatales y ejercicio de sus funciones con apego a los derechos humanos”.

El presidente de la Conago entregó a los diputados un documento con “observaciones” a la iniciativa de reforma de los artículos 21, 89 y séptimo transitorio de la Constitución con los que se pretende crear a la Guardia Nacional…

Los dados mandan Serpiente.

Caída libre.