QUE ALGUIEN le preste con urgencia al padre Alejandro Solalinde una guía del catecismo, porque se le están olvidando dos virtudes cardinales: la prudencia y la templanza.

SI BIEN uno de los méritos de este sacerdote ha sido alzar la voz por los que no tienen voz, ahora que anda tan pegado a Andrés Manuel López Obrador hay quienes creen que debería comenzar a moderarse.
Y ES QUE dentro y fuera del movimiento lopezobradorista causaron desconcierto sus declaraciones en el sentido de que, en caso de fraude electoral, se preparaba un movimiento armado. Por supuesto no aclaró de quién ni en dónde.
TAMBIÉN se ufanó de que le ha llamado a al menos a tres futuros secretarios de Estado, para que rectifiquen o maticen sus declaraciones, como si fuera él el coordinador del próximo gabinete.
ESO se suma a que presumió tener amarrado un encuentro con el EZLN sin siquiera haberlo solicitado; y que ya hasta al propio López Obrador lo criticó por su exacerbado presidencialismo. A ver si no le ponen de penitencia a Solalinde, lavarse la boca con agua bendita... ¡y jabón!

***

COMO DIJO el capitán del Titanic: no se espanten, peeero... por ahí andan diciendo que Jorge Carrillo Olea es uno de los asesores del próximo gobierno.
SEGÚN ESTO, el truculento ex gobernador de Morelos forma parte del equipo que está planeando el rediseño del Cisen, al que AMLO sólo ve como un centro de espionaje y no de inteligencia.
CON ESO de que los jóvenes valores del priismo jurásico están tomando un nuevo aire con López Obrador, a ver si no resulta designado para algún cargo a sus 80 años. De que le sabe al tema, le sabe, lo cual en este caso quién sabe si sea una buena noticia pues se le considera un auténtico policía político.
COSA de recordar que Carrillo Olea se formó en las labores de inteligencia militar, en el periodo más negro de las fuerzas de seguridad en México. De hecho, a él se le atribuye la creación del propio Cisen... durante el salinismo.

***

NO DEBE haber sido un día de campo la visita que hizo Alfonso Navarrete Prida a Washington. Se entrevistó con Kirstjen Nielsen, la secretaria de Seguridad Interior, pero cada uno traía una agenda diferente.
SEGÚN la versión de Homeland Security, la reunión se concentró en el tema que obsesiona a Donald Trump: impedir que los migrantes lleguen a la frontera con México. Para el secretario de Gobernación lo principal era el tema de la seguridad, por lo que, según contó, obtuvo la promesa de que se duplicará el personal para impedir el tráfico ilegal de armas. A ver si es cierto.