A VER, A VER, si para cancelar el nuevo aeropuerto hubo una supuesta consulta nacional, ¿por qué las consecuencias de esa decisión las está viendo en lo oscurito Andrés Manuel López Obrador con los contratistas?

LLAMA la atención que el Presidente electo se reúna en privado con esos contratistas y quién sabe qué les dice, que estos salen tranquilamente a decir que todo está bien y que se van a plegar a lo que ordene el nuevo mandatario.

TANTO del lado de los empresarios como de los organismos civiles, hay preocupación porque López Obrador pretenda imponer a nivel nacional el “Modelo Tabasco” de licitaciones: al gusto y sin regulaciones, favoreciendo a los que indique su dedito y dejando a los competidores sin posibilidad de defenderse.

Y NO es para menos pues el propio tabasqueño ha dicho que a los contratistas del NAIM les darán nuevas obras, ya sea en Santa Lucía o ahí mismo en Texcoco.

La cosa es que, por ley y por sentido común, un gobernante no puede andar decidiendo a dedazo a quién sí le toca contrato y a quién no.

DA LA IMPRESIÓN de que AMLO o no tiene la menor idea de lo que es la administración pública... o no tiene la menor intención de sujetarse a ley alguna.

*

POR LO VISTO en México no hay crisis económica, pues a los políticos les ha dado por tirar el dinero a la basura. 

O al caño, como es el caso de Roberto Ramírez de la Parra al que se le fueron 500 millones de pesos como agua entre los dedos.

CON TODO y que falta menos de un mes para que concluya el sexenio, su permanencia en la Conagua se ahogó tras el escandaloso fracaso de las operaciones de mantenimiento del Sistema Cutzamala.

El propio funcionario había dicho que la pieza a colocar, la famosa “ka invertida”, pese a sus 180 toneladas de peso, estaba diseñada y fabricada con precisión milimétrica, para garantizar su acoplamiento con la red ya existente.

TAL Y COMO lo establece la Ley de Murphy, cuando algo puede fallar, ¡falla!

Y las obras de Conagua resultaron un acuoso fracaso que le tocará investigar -¿y sancionar?- al próximo gobierno.

*

DONDE ya empezó el relevo generacional es en Movimiento Ciudadano: ayer fue electo Jorge Álvarez Máynez como secretario general. 

La llegada del zacatecano de perfil progresista a la segunda posición más importante de ese partido, es el paso previo a que Dante Delgado le entregue la estafeta naranja a Clemente Castañeda

Todo esto con miras a construir el proyecto presidencial de Enrique Alfaro.