ALARMA causó entre varios militares que Andrés Manuel López Obrador dijera en una entrevista que, si por él fuera, desaparecería al Ejército y a la Marina y los convertiría en Guardia Nacional.

LA DECLARACIÓN no gustó nadita y, además, se da en un contexto complicado pues muchos efectivos que pasaron de las filas castrenses a la Guardia nomás no están contentos con sus nuevas condiciones laborales.

SE QUEJAN de fallas en los vehículos, deficiencias en sus uniformes e incluso temen salir perdiendo en temas como la calidad de los servicios de salud que recibían sin tener al menos un aumento salarial a cambio.

PARA COLMO, cuentan que los elementos que vienen de la milicia desconfían de sus compañeros que provienen de la Policía Federal y consideran que no conocen ni respetan la “filosofía militar” en materia de mando.

TAL PARECE que el comandante de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio, tendrá que batallar bastante hacia adentro del nuevo cuerpo de seguridad para hacer que las cosas marchen... y además tiene que hacerlo a “paso veloz”.

***

CUENTAN que detrás del tira-tira que se traen la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, y el ex secretario de Organización de ese partido, Gabriel García, hay un asunto de listas.

SEGÚN ESTO, el hoy coordinador de delegados del gobierno federal, dejó un padrón cercano a los 3 millones de militantes de ese partido en el Sistema de Registro Nacional de Afiliación, conocido como Sirena.

SIN EMBARGO, dicen que no hubo forma de inscribirlo ante el INE, supuestamente porque Polevnsky quiere armar su propio padrón para tener más control -por ejemplo- en las asambleas.

SI ESO resulta cierto, cobraría sentido que la dirigente asegure que naaadie le notificó de la renuncia de García a su cargo en el partido y que por más que buscan no encuentran el padrón que dejó.

¡Qué conveniente!

***

ENTRE que el presidente Andrés Manuel López Obrador decide si cancela, replantea, redefine -¡o todo lo contrario!- la Iniciativa Mérida, cuentan que los gobiernos estatales no dejan de aprovechar ese modelo de cooperación con Estados Unidos.

SI ALGUIEN lo duda, nomás que le pregunte a Ernestina Godoy, titular de la Procuraduría capitalina, quien recientemente firmó los diplomas para los asistentes de un curso de 40 horas sobre análisis de información criminal para su personal.

ESO SÍ, en caso de que el mandatario opte por una consulta a mano alzada, ojalá que la haga entre fiscales y procuradores. 

En una de esas, ¡ahora sí le atina!