MÁS COMPLICADO, si se puede, pinta para ponerse el tema de las protestas de policías federales que no quieren sumarse a la Guardia Nacional.

ENTRE varios mandos de esa corporación se comienza a manejar la posibilidad de que aquellos elementos que hayan faltado a sus labores durante tres o más días sean dados de baja por abandono de trabajo.

LA DUDA es si el gobierno estará dispuesto a ponerse así de estricto... cuando un mes sí y otro también cientos de profesores de la CNTE hacen lo mismo y nadie los toca ni con el pétalo de un retardo.

***

COMO en una arteria con colesterol alto, así se atoró en la Cámara de Diputados la aprobación del nuevo etiquetado de alimentos y bebidas.

LO QUE DICEN los legisladores morenistas es que el dictamen no se atascó solamente en la Comisión de Salud, pues la orden llegó de mero arriba (léase Palacio Nacional) a la bancada que encabeza Mario Delgado.

Y AUNQUE nadie se anima a decir quién es el que anda cabildeando en favor de las bebidas azucaradas, la comida chatarra y las grasas saturadas, hay quienes voltean a ver con insistencia al que mejor relación lleva con los industriales: el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo.

EN TANTO, del lado de los empresarios, se quejan de que han tenido que buscar ayuda donde se pueda, pues en la Cofepris, que encabeza José Alonso Novelo, no los han recibido... y ya les dijeron que ni los recibirán.

Vaya “dulce” embrollo.

***

FUERTES acusaciones circulan entre trabajadores del gobierno de la CDMX sobre una supuesta “mano negra” del subsecretario de Capital Humano, Jorge Luis Basaldúa, en el sindicato de burócratas capitalinos.

SEGÚN ESTO, el funcionario de la Secretaría de Finanzas ha intentado comprar a delegados con “cañonazos” de hasta 100 mil pesos para imponer en la dirigencia a José Edel López Paz, quien ha fungido como vicepresidente de ese gremio.

QUIÉN sabe si las acusaciones resulten ciertas, pero vaya que la situación está muuuy complicada al interior de ese sindicato desde que su secretario general, Juan Ayala, fue desconocido en mayo por varias secciones que objetaron su reelección.

Y EN MEDIO de ese relajo, quien necesita una limpia es la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, pues ahora enfrenta un conflicto sindical y acusaciones contra uno de sus funcionarios, que se suman a su laaarga lista de broncas por la inseguridad, la mala calidad del aire y hasta el caos vial por las protestas de la Policía Federal.