¿SE ACUERDAN que hace un par de semanas se resolvió el conflicto de los gasoductos, el Presidente y los empresarios se abrazaron y sonrieron y se aplaudieron y todos eran felices?

Pueees... la realidad es que la solución todavía está lejos.

EN EL CASO del ducto marino Sur de Texas-Tuxpan, IEnova y Transcanada siguen sin recibir el aval de la CFE que encabeza Manuel Bartlett, por lo que no ha podido entrar en operación.

El colmo es que mientras el sureste sigue padeciendo por falta de gas, el ducto ya hasta tiene combustible para ser entregado, pero la burocracia no abre la llave.

EN EL otro extremo del país, en Sonora, el ducto Guaymas-El Oro sigue prácticamente secuestrado por la comunidad yaqui de Loma de Bácum.

El encargado de solucionar ese conflicto es el chispeante Ricardo Peralta, subsecretario de Gobernación, quien salió con una gran ocurrencia: pedirle a la empresa ¡que cambie el trazo del ducto!

Como que a alguien se le olvidó explicarle que ya está construido y que su chamba es resolver problemas y no diseñar obras de infraestructura.

***

POR CIERTO que en la Comisión Federal de Electricidad, así como no queriendo la cosa, el director corporativo de Operaciones, Carlos Morales Mar, se anda candidateando para suceder a Manuel Bartlett... por si se ofrece.

Lo curioso es que al suspirante, dentro de la propia empresa, hay quienes lo ven como un fusible ya muy chamuscado.

***

EL QUE anda tocando la puerta de Palacio Nacional es Quirino Ordaz, pues quiere pedirle al presidente Andrés Manuel López Obrador apoyo y bendiciones para varios proyectos de infraestructura carretera.

Quienes saben del asunto comentan que el sinaloense trae argumentos de peso: inversiones por 7 mil 500 millones de pesos -compartidos con Baja California- para desarrollos turísticos por parte de Anthem Group y Grubsa.

A ver cómo le va, pues en estos días de confección del presupuesto, son varios los mandatarios que andan buscando hasta debajo de las piedras.

***

DEVERAS que los senadores de Morena ya ni las formas guardan.

Ayer se vio al procurador fiscal, Carlos Romero Aranda, tirando línea ¡desde un escaño! 

Cuando a un funcionario le interesa algún tema, lo usual es que lo cabildee pero en el cuarto de al lado, no sentado en el lugar de un legislador.

En este caso el procurador estuvo en el escaño de Cristóbal Arias y la propia Xóchitl Gálvez lo denunció en tribuna.

¡Pero qué necesidad!