donw sindrome diaCIUDAD DE MÉXICO.- Con la finalidad de conocer estadísticas y datos específicos sobre las personas que viven con síndrome de Down, la Secretaría de Salud y la Red Down México pusieron en marcha este jueves, día internacional de esa enfermedad, la primera fase de la creación del Registro Nacional de Población con síndrome de Down.

El registro, al que puede acceder cualquier persona que tenga un familiar con esta condición busca conocer aspectos como el nivel de escolaridad, el género y cuestiones de salud de estas personas, señaló Karla Adney Flores Arizmendi, encargada de la Clínica del Niño con Síndrome de Down del Instituto Nacional de Pediatra (INP).

La primera fase del registro inicia este jueves y se realizará una revisión de datos en seis meses.

La especialista recordó que actualmente solo se cuenta con cifras aproximadas que están en el registro del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), sin embargo, engloban a todas las personas con discapacidad.

Uno de cada 300
Flores Arizmendi
señaló que en México el síndrome de Down ocurre en uno de cada 300 embarazos en mujeres de 35 años; uno de cada 100 en mujeres de 40 años y uno de cada 25 en mujeres de 50 años.

Explicó que cerca del 50 % de los niños que nacen con trisomía 21 presentan cardiopatías, de ahí la importancia de que todos los recién nacidos con esta condición sean valorados por un cardiólogo pediatra.

Este especialista, dijo es el encargado de descartar, a través de un ecocardiograma, alguna alteración estructural en el corazón.

Detalló que la detección oportuna de afecciones cardíacas y otras comorbilidades propias del síndrome de Down, ha prolongado la esperanza de vida hasta los 60 años en promedio, a diferencia de hace tres décadas que no era mayor a los 30 años.

Factores
Aunque no se conocen los factores que están directamente relacionados con la alteración cromosómica, se sabe que uno de ellos es la edad de la madre.

Es decir que, las mujeres que se embarazan a los 35 años o más, tienen mayor probabilidad de tener un bebé con síndrome de Down.

Sin embargo, alertó que las pruebas pueden resultar invasivas para el feto y complicar el embarazo, por lo que consideró importante que la paciente reciba consejería genética que incluye el riesgo, beneficios y limitantes de los análisis. EFE

EXP/EFE/FRU/MAR/2019