arturo herrera CIUDAD DE MÉXICO.- Si fue inesperada la renuncia de Carlos Urzúa Macías a la Secretaría de Hacienda, el debate que abrió el camino para que rinda protesta en el Palacio Legislativo su relevo, Arturo Herrera Gutiérrez, ocupa a 19 diputados y senadores, durante más de tres horas, en que la priista Beatriz Paredes Rangel le pone cascabel a la 4T, al hacer evidente que el cambio de régimen está montado en un presidencialismo voluntarista.

La discusión tiene lugar en el pleno de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, integrado por 19 diputados y 18 senadores, órgano legislativo que en los recesos emite decretos para que las cámaras abran periodos extraordinarios, y el caso es que se necesita uno para ungir el 18 de julio al economista Herrera Gutiérrez como responsable de las finanzas públicas de esta era pos neoliberal, como ha sido llamada.

El presidente de la Comisión Permanente, el senador Martí Batres Guadarrama (Morena) da los turnos en la palabra, e intercala el sentido de las intervenciones a favor y en contra, y abre preguntas al orador que se vuelven intervenciones completas.

Confrontan
Se confrontan los representantes de la cuarta transformación con oradores de oposición y en la maratón de exposiciones hablan tres ex presidentes del PRI: Porfirio Muñoz Ledo, ahora figura de Morena; la senadora Beatriz Paredes Rangel y la diputada Dulce María Sauri.

La tlaxcalteca Paredes Rangel recuerda que en el pleno hay muchos legisladores de origen priista, incluidos incluso en el partido en el poder, y señala que siempre ha exigido que se respete la evolución democrática del país.

Y lanza una bola con efecto que nadie le contesta. Dice que está en contra de "la conducción unitaria" del país.

En la confrontación han pedido dar el beneficio de la duda a Herrera, como lo expuso Miguel Ángel Navarro Quintero; se ha señalado la esencia de sus credenciales académicas, como lo ha reportado el diputado Jesús Carlos Vidal Peniche, del PVEM, o como afirma la diputada Tatiana Clouthier Carrillo, que el designado al bat de las finanzas "se ha animado a mostrar sus diferencias con el Presidente de la República".

En la discusión la presa es Carlos Urzúa, su carta y sus revelaciones, y el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, por Morena, comenta la salida del ex funcionario como crónica de una renuncia anunciada desde que se recibieron dos documentos a manera de Plan Nacional de Desarrollo. Y salió del gabinete el autor de uno.

Muñoz Ledo, quien fue presidente del PRI, en 1975, en el sexenio de Luis Echeverria, sostiene que uno de los males a lo largo de los años ha sido la concentración de facultades hacendarias, y expone que en México "lo único que hay imperial es la Secretaría de Hacienda".

Nuevo equilibrio
De lo ocurrido, Muñoz Ledo plantea que "debe haber un nuevo equilibrio de funciones", reclama que Urzúa denuncie los conflictos de intereses a los que se refiere en su renuncia, y lo valora como un funcionario competente que no estuvo en el lugar y momento precisos.

Dulce María Sauri, quien presidió al PRI en la primera derrota, de 1999 a 2002, ahora diputada federal, señala que el Plan Nacional de Desarrollo que se votó en San Lázaro no fue el documento del secretario que duró siete meses. Lo aprobado es una proclama.

Beatriz Paredes Rangel, jerarca priista ya en este siglo, hoy senadora, señala que el debate que ronda en la sociedad mexicana es el tipo de presidencialismo que queremos que exista en el país, y cómo dar continuidad al proceso de robustecimiento de la democracia mexicana.

Dice a los legisladores: "La verdadera gran pregunta es si la nueva etapa de México va a procurar mayor justicia social con mayor democracia, o si la nueva etapa de México solamente va a procurar mayor justicia social".
Redondea: "El debate de fondo es si requerimos una reforma del Estado para que el ejercicio del poder del Presidente de la República sólo esté sujeto a las normas legales y no al voluntarismo".

Cierra con una advertencia: "La conducción unitaria en la historia del mundo ha sido juzgada muy severamente", y dice que en la Unión Soviética "tuvo enormes costos", de manera que "yo no quiero un México autoritario, sectario, sino más justo e incluyente, porque fue la lucha por la inclusión, la democratización, la que nos trajo aquí a todos".

Unos minutos después el debate acabó y la cuarta transformación no alcanzó a responder.

EXP/RED/FRU/JUL/2019