asilo familias 1NOGALES, SON.- Huyendo de la violencia en sus lugares de origen, al menos 163 familias de centroamericanos y mexicanos, han llegado a la frontera de Nogales en lo que va del mes de octubre, en espera de que se les reciba por medio de un asilo humanitario en los Estados Unidos.

Originarios del estado de Guerrero una madre junto a sus dos hijos, esperan su turno en la garita peatonal del cruce Dennis DeConcini, con la esperanza de que, al ingresar a los Estados Unidos, el personal de migración les otorgue los permisos necesarios para pelear su estadía con familiares en la unión americana, ya que después de haber perdido a su esposo por la violencia en su entidad, dice preferir el encierro en un lugar seguro, que vivir con el miedo de ser asesinada en su hogar.

“Tenemos ya doce días, pues más que nada venimos huyendo de la delincuencia, que no nos dejan trabajar, donde vivimos este prácticamente ya alimento no nos dejan pasar, así que nos venimos a escondidas, por también no dejan salir la gente, las personas de ahí de los ranchos”

Consciente de que no será fácil el proceso para pedir el asilo político o su estadía dentro de los centros de detención estadounidenses, esta madre con sus pequeños, dice sentirse esperanzada a que sus hijos tengan un futuro mejor en el vecino país del norte.

“Todos los días escuchamos balacera, todos los días nos tienen debajo de nuestras camas, porque las casas donde vivimos son de láminas y se pasan las balas, mucha gente ha perdido la vida, mucha gente inocente”, indicó.

EXP/DT/FRU/OCT/2018