AlertaAmber

NAVOJOA, SON.- El caso de la pequeña Eva, quien movilizó a toda la Policía de Navojoa y activó la Alerta Amber tras desaparecer por varias horas y no querer regresar a casa por miedo a una reprimenda de sus padres, podría desembocar en terapia psicológica para toda la familia involucrada.

La coordinadora de Prevención del Delito de Navojoa, Jazmín Hernández, mencionó que la falta de comunicación de los padres para con la menor de 10 años, es la causa de que la niña se escondiera en el domicilio de una compañera de escuela, al salir de la primaria.

La pequeña permaneció toda la tarde en un domicilio del fraccionamiento Real del Álamo, hasta que la madre de su compañera de salón se dio cuenta por redes sociales que la estaban buscando.

“Se hizo el operativo; lo que hacemos en estos casos es tratar de orientar a la mamá y a la niña y darle el tratamiento psicológico, de hecho vamos a platicar con ellas, vamos a visitarlas y saber qué necesitan y qué necesita la niña también”.

Comentó que los padres, en su afán de dar a los hijos lo que no tuvieron en su infancia, trabajan de sol a sol para que nada les falte, olvidando la compañía, el cuidado y atenciones.

Si la comunicación entre la pequeña y sus padres hubiese sido buena, expuso, se habría evitado que la niña se escondiera y tuviera que activarse la alerta nacional de búsqueda infantil.

EXP/ER/EV/EN/2019