IMSS

HERMOSILLO, SON.- El delegado del IMSS en Sonora, Guillermo Noriega Esparza, reconoció que el servicio médico del instituto ha estado en el abandono por más de dos décadas, pero señaló que la medida de huelga que la CTM pretende hacer sólo afectará la recaudación de las cuotas obrero patronales y por lo tanto no habrá dinero para realizar las mejoras que se requieren.

La Confederación de Trabajadores de México (CTM) anunció que realizará el próximo 8 de julio una magna huelga contra el Instituto Mexicano del Seguro Social en Sonora, con más de dos mil empresas afiliadas y 130 mil trabajadores con contrato colectivo de trabajo por la inconformidad de los servicios médicos y de seguridad social de la dependencia federal.

Noriega Esparza, en una reunión del Grupo Compacto de Periodistas, aceptó que hay un déficit en la calidad del servicio otorgado por el instituto pero que la medida de la huelga no es la solución a los problemas.

“Sostuve una reunión con Javier Villarreal en los mejores términos, como siempre, nosotros compartimos el diagnóstico que la CTM pone en la opinión pública es verdad el servicio del Seguro Social es deficiente en muchos sentidos, porque ha estado en el abandono en una o dos décadas, sí es cierto hay déficit, retos bastante importantes, pero los estamos atajando y no podemos pensar que esto se descompuso en décadas se arregle en mes y medio”, indicó Noriega Esparza.

Después señaló que estarán abiertos al diálogo y a generar compromisos, pero que lo más importante es conservar la paz laboral en Sonora, porque de realizarse la huelga impactaría en la recaudación de las cuotas obreras patronales y eso es contrario a la idea de resolver los problemas que se tienen en el Seguro Social.

Explicó que lo que se requiere es inversión para la apertura de nuevos hospitales, pero si las empresas se ven afectadas con una huelga, se pueden retirar y lo que se requiere es la creación de nuevos empleos y contribuciones al instituto.

EXP/GM/EV/MAY/2019