reyna investigadoraHERMOSILLO, SON.- Mayor supervisión y monitores continuos servirán para ser más eficientes ante accidentes como el ocurrido en la Bahía de Guaymas por el derrame de tres mil litros de ácido sulfúrico en la zona de muelles de la Administración Portuaria Integral de Guaymas (Apiguay), expuso Reyna Castro Longoria, investigadora de la Universidad de Sonora.

Entrevistada por la periodista Niria Andrade, titular del noticiario Expreso 24/7, la también activista social consideró que todas las empresas que operen con un nivel de riesgo deben de ser revisadas para que cumplan con los estándares requeridos para atender situaciones como la falla en un tanque de Metalúrgica del Cobre, filial de Grupo México, que provocó el derrame en la Bahía de Guaymas.

Nivel de riesgo

“A la empresa, y a todas las que estén operando con un nivel de riesgo en el manejo de sustancias peligrosas sean revisadas continuamente, porque la misma empresa o las empresas deben hacer chequeos periódicos de todo su equipamiento de todas sus instalaciones; por qué ocurre esta ruptura, pues de una falla de válvulas”, explicó.

Reyna Castro enfatizó que deben ser revisados los dictámenes de seguridad que constantemente se entregan a las autoridades correspondientes sobre la operatividad de las industrias y deben indicar si todas las instalaciones se encuentran en óptimas condiciones.

Los estudios
Sobre los estudios que se realizarán para determinar el daño ecológico, explicó es necesario conocer qué tanto se modificó la composición química del agua de mar al entrar en contacto con el ácido sulfúrico derramado, porque no sólo es el dictamen administrativo el que debe tomarse en cuenta.

“Qué tanto va a durar ese ácido ya combinado con todos los elementos en el agua, qué tanto tiempo de residencia va a estar ahí. Se conoce, aproximadamente el tiempo de residencia del agua que entra", aclaró.

La investigadora indicó que el efecto inmediato del derrame en el lecho marino es innegable porque elimina toda la cadena biológica del mar que va desde bacterias hasta comunidades bentónicas como los arrecifes; no obstante espera en este caso haya reversibilidad en el daño, dato que se conocerá al menos en un año.

exp/rl/daw/jul/2019