centroamericanosNOGALES, SON.- Al igual que cientos de migrantes centroamericanos, para los cubanos la espera de hasta meses varados en las fronteras sonorenses es igual de desesperante y cuando llega el día de ser llamados por autoridades migratorias estadounidenses, es cuando la desesperanza se convierte en esperanza.

Tal es el caso del migrante originario de la isla, Johan Marrero, quien tuvo que esperar en Nogales anotado en una lista hasta que oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) llamaron el número mil 925 y otros dos más.

“Contentos, sí había temor porque llevábamos dos meses aquí esperando este momento, estoy loco por ya poder llegar, ya todo cambia. Ahora llamaron a tres y esta mañana a diez, está caminando bien”, dijo apurado mientras preparaba su mochila.

Johan esperaba turno en un pequeño cuarto donde organizaciones altruistas pro migrantes mantienen a grupos de hasta diez personas en espera de ser llamados por la garita Dennis DeConcini de Nogales, Arizona.

Casi dos mil personas solicitan asilo
Al momento, más de mil 900 personas han aplicado el trámite de solicitud de asilo político a autoridades migratorias estadounidenses y se calcula que otras mil personas, familias en su mayoría, cuentan con un número en el listado.

Johan fue llamado este domingo poco antes del mediodía, junto a otros dos migrantes cubanos que contaban con los números siguientes en la lista. A temprana hora, diez centroamericanos entre salvadoreños, guatemaltecos y hondureños habían cruzado.

Nogales con más de mil personas y San Luis Río Colorado con otras 900 son los dos municipios fronterizos en Sonora que cuentan con la mayor cantidad de aspirantes a solicitar asilo político en la frontera mexicana.

EXP/MF/FRU/JUL/2019