ayuda afrontar muerte1NAVOJOA, SON.- Lo único que tenemos seguro en la vida es la muerte, pero aun teniendo conciencia de ello es difícil aceptar que algún día llegará el final de nuestra existencia, es ahí donde entra el acompañamiento de expertos que enseñan a pacientes en fase terminal a tener un “bien morir”, comentó, Jesús Ramón Reyes Romero.

El psicólogo, tanatólogo y geriatra navojoense, compartió el trabajo que realiza ayudando a jóvenes y adultos a transitar su propia muerte para que puedan aceptarla y despedirse de éste mundo de manera tranquila y en paz.

Narró que su profesión y especialidad la eligió por una experiencia que vivió cercana a la muerte, entendiendo en ese momento la importancia de acompañar a otros en el proceso; tanto a la persona que está por fallecer como a la familia que vivirá el dolor de la pérdida.ayuda afrontar muerte

“Cuando una persona va a morir su mayor preocupación son los que se quedan, el dolor que sufrirán, piden perdón aunque no haya una ofensa que perdonar, el buen morir se logra cuando esa persona se va tranquila y logra resolver sus pendientes antes de irse”.

Los casos
Aunque la mayoría de personas que atiende son adultos mayores, también hay casos de jóvenes con padecimientos de fase terminal, ahí se vuelve más complicado el trabajo, sin embargo, busca que el paciente vea con naturalidad la muerte.

“Es algo que todos vamos a pasar, tenemos que ayudar a la persona a que se vaya tranquila consigo misma y con la familia, que alivie penas interiormente y exteriorice todo lo que pueda para que tenga un buen descanso”, reiteró.

Detalló que lo primero que se debe hacer como acompañante, es identificar el padecimiento de la persona, saber cuánto tiempo le queda de vida y desarrollar una estrategia para que vaya asimilando la enfermedad y el desenlace de la misma.

En cuanto a los dolientes se les hace ver que el enfermo dejará de sufrir, además tienen la oportunidad de despedirse a diferencia de una muerte trágica o repentina.

El trabajo de tanatólogo muchas veces no es fácil pero es gratificante, aseguró. En algunos de los casos, dijo, el paciente se pelea con Dios, con el universo, con la medicina, y adopta una posición de odio y negación.

Mencionó que en Navojoa existe mucho temor por la muerte, incluso la gente prefiere no hablar del tema.

“Aquí se habla de muerte y nos asustamos, no vemos que es parte del proceso de la vida, nos cuesta trabajo porque es la parte de soltar, tenemos que desarrollar la capacidad para aceptar que todos daremos ese paso”, añadió.

EXP/MP/FRU/AGO/2019