alberto flores chong HERMOSILLO, SON.- Atender las recomendaciones de seguridad ante la presencia de lluvias y revisar las instalaciones de gas y eléctricas en viviendas para evitar accidentes, recomendó Alberto Flores Chong, titular de la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPC), en entrevista con Niria Andrade, titular del noticiario matutino Expreso 24/7.

El funcionario estatal explicó que septiembre es el mes de mayor incidencia de lluvias en la entidad, por las bajas presiones que se forman en la Sierra Madre Occidental que provocan las lluvias vespertinas, principalmente, que en algunas zonas pueden ser ligeras y en otras copiosas que forman arroyos que se vuelven peligrosos para los ciudadanos.

“Se forman arroyos, se anegan y se inundan las calles y en las áreas rurales ni se diga, las avenidas de agua las cuales vienen arrastrando piedras, palos, basura y que necesitamos estar atentos tomar providencias con ellos; las características de esas lluvias es que duran dos horas e igual las avenidas de agua torrencial también duran alrededor de dos horas, es cuestión de esperar a que pase, que se calmen las venidas para retomar nuestra actividad”, comentó.

Flores Chong añadió que la actividad de ciclones tropicales en el Océano Pacífico en este mes es recurrente, dato histórico para Sonora, en la presente temporada los huracanes y ciclones formados han circulado en paralelo al territorio nacional, no obstante hay la presencia de dos fenómenos meteorológicos que tendrán efectos en Sonora.

“En este momento hay la presencia de dos ciclones tropicales, la tormenta tropical Lorena en el Pacífico así como la tormenta tropical Mario, las cuales van cada una desplazándose se están monitoreando desde la Coordinación Estatal en coordinación con Conagua, esperamos que de tener afectaciones para Sonora estas pudieran sentirse a partir del domingo”.

Hay que crear conciencia
Respecto a la explosión por acumulación de gas en una vivienda de la colonia Jardines, en la capital del estado, insistió en crear conciencia a nivel familiar para revisar constantemente las instalaciones de gas, evitar no realizar reparaciones momentáneas con materiales no apropiados que a la postre deriven en una situación lamentable.

“De momento puede funcionar, pero el mismo gas genera una corrosión en la manguera que en muy poco tiempo la desgasta, la hace porosa y provoca las fugas. En las ferreterías, en los lugares adecuados de venta de este tipo de materiales hay mangueras especiales para las conexiones del gas”.

Igualmente deben estar al tanto de la conclusión de vida útil de la instalación, recomendó cada cinco años cambiar válvulas de tanques y conexiones de cilindros estacionarios y tanques de gas, para lo cual están al pendiente con las empresas gaseras para que sean reemplazados inmediatamente cuando tengan algún defecto.

Por último conminó a la ciudadanía a colocar detectores de gas y monóxido de carbono, toda vez que ayudará a advertir una fuga de gas a tiempo o la generación de monóxido de carbono porque quedó prendido algún quemador de la estufa o la chimenea.

exp/red/daw/sep/2019