perry 18042017ej 13CIUDAD DE MÉXICO.- La cantante estadounidense Katy Perry comentó que durante su niñez vivió entre misoginia y sexismo.

Como hija de pastores evangélicos, a la intérprete no le estaba permitido ‘interactuar con gente gay’, reveló a la revista Vogue.

Dijo además que su verdadera educación comenzó en sus 20 y aún hay mucho por aprendee.

"Misoginia y sexismo estuvieron en mi niñez. Tenía un problema con los machos supresores y no ser vista como igual”.

Hace unas semanas reveló que exploró en su sexualidad y que todo su mundo cambió cuando entró a la música.

Respecto de las personas homosexuales, descubrió que “esta gente no era nada de lo que me habían enseñado a temer. Eran la gente más libre, fuerte, amable e inclusiva que haya conocido”.

El Universal / RDlMB 18/04/17/EJ